jueves, 22 de noviembre de 2012

Hoy me he despertado...no con ganas de comerme el mundo


Hay días que despiertas y te sientes como " el barco " de la fotografía. Hay días que preferirías haber seguido durmiendo para no tener que enfrentarte a una realidad que abruma. Pero los minutos y segundos pasan , y las horas, y lo mismo que el tiempo avanza tú también debes hacerlo...me digo a mi misma.
Hoy, tras  dejar a Jordi en el colegio  he decidido " aparcar " unas horas la contabilidad y salir a observar el mundo. Me siento como imagino debe sentirse Espinàs. No lo sé, no se le he preguntado nunca. Pero espero poder hacerlo algún día. Cara a cara. De tú a tu.
 
Son las 9:48 y voy paseando libro en mano,  " Temps afegit " de Espinàs. Y busco algún lugar para " cobijarme " durante unos minutos y disfrutar de mi pequeño gran libro. Pequeño de tamaño, grande de contenido. Mi vista localiza un café de apariencia tranquila. Una vez en él me acomodo y aparco todo lo que no necesito. El móvil en primer lugar. Para disfrutar de una lectura agradable, degustar un café recien hecho y sentir un murmullo agradable de fondo no necesito ningún aparato electrónico. Aún no he entendido nunca a las personas que escuchan música y leen al mismo tiempo. O si que lo entendería pero siempre y cuando fuese música melódica. Nunca " chumba, chumba ". Se me escapa. Puede ser que " la diferente " sea yo no los otros. Pero soy feliz siendo así. De eso no tengo ninguna duda. Y después de esos minutos de " gloria " pienso que debo continuar con la  " mi contabilidad ". Mi tan querida contabilidad. Y digo yo ... que hace una apasionada de la literatura realizando asientos contables ? Ni yo misma puedo entenderlo pero como decía una buena y gran amiga " esto es una prueba que te ha puesto la vida que tienes que superar ". Pero yo no tengo tanta fe. No veo superando esto. En algunos momentos soy capaz de , en el lugar de la descripción del asiento contable, allí dónde debería poner el nombre de la empresa, concepto,etc,etc, escribir una frase de algún escritor conocido. Sería original, no ? Y el en momento que  algún aburrido funcionario del Registro Mercantil tope con " esas letras " se disperse por unos segundos de su seguramente desganada tarea de revisar asientos contables. Que tragedia. Esto si que lo es y no la tragedia de Homero. Yo creo que  en otra vida fui una pobre  desgraciada que trabajaba en un paupérrimo despacho. Pobre de todo, pero sobretodo pobre  de luz  y papeles por doquier. Y además llevaba gafas de una graduación que no correspondía a la necesitada. Y los números eran ínfimos y necesitaba lupa para verlos.Y... mejor aquí lo dejamos...
 
Y subo  en el coche con ánimos, no muchos después de todo, de seguir con mi desganada rutina. Y sintonizo la radio a ver si así soy capaz de dispersarme. Vaya ! está sonando Manolo Escobar. No me lo puedo creer, incluso he llegado a emocionarme con la canción de " tengo tres mujeres " o algo así decía el estribillo. Y esto me ha hecho pensar en mi amiga María que me comentó que el sábado irá con su madre a un concierto de tal clásico cantante. Yo pensaba que Manolo Escobar ya se había jubilado. Cada día te sorprende la vida. Y entre estribillo y estribillo mi vista conseguir perderse entre  las montañas de Montserrat que se deslizan claramente en la parte derecha. Y ...mi visión por unos segundos se disloca. Cómo es posible ?Me pregunto yo. En lo más alto de una de las cumbres me ha parecido ver un edificio cuadrangular de gigantes dimensiones. Me estaré bebiendo el entendimiento ? Giro mi vista hacia la  izquierda y nuevamente hacia la derecha  no sin dejar de perder vista a la carretera y... que detecto ? Que el edificio sigue estando allí, inamovible. Ya digo yo que la contabilidad no es buena para nada. Voy a ver si cuando llegue a casa me tomo unas hierbas relajantes y como diría mi abuela " Dios dirá " .Pero que tampoco es que me vaya a quitar ahora el sueño si algún iluminado ha tenido la brillante idea de construir un edificio en lo más alto de una montaña. Cosas más raras se han visto, no ? Besos y abrazos cariñosos para todos mis fieles lectores.